Mi Historia con el Bells Palsy

Cuando tenía 7 meses de embarazo de mi primer hijo, me paso algo que nunca me imaginaria que me iba a pasar a mí.

Uno lee los libros y aprende todo lo posible sobre el embarazo.  Estaba preparada para muchas cosas, aumento de peso, hinchazón, náuseas, contracciones etc.  Pero no para esto.

Un viernes en la noche después de una semana particularmente estresante mi Mama, nota que mi cara estaba virada.  Según ella, tenía el parpado caído y la boca de lado.  Corrimos hacia emergencia, donde me diagnosticaron con Bells Palsy.

IMG_20170905_0001 (2)
Un mes antes del Bells Palsy.  Una de mis fotos favoritas.

Según WEBMD, Bells Palsy es una condición en la que los músculos de un lado de la cara pierden fuerza o se paralizan, lo que causa la caída del parpado y la boca.  Lo que pasa es que el nervio facial se hincha debido a una infección o trauma, y al pasar por un área bien estrecha cerca del cráneo, se afecta la manera en que el nervio funciona.

A veces las personas piensan que están teniendo un derrame cerebral, pero el derrame cerebral que afecte tu cara presentaría también debilidad en otros músculos del cuerpo.

Como el Bells Palsy aparece de repente, los síntomas pueden variar de persona a persona.  Yo solo recuerdo que, en mi caso, ese día sentía un pequeño temblequeo en el ojo derecho y el cachete.

En el hospital los doctores empezaron a hacer preguntas para eliminar posibles condiciones, cuando ya no les quedaba otra condición entonces me diagnosticaron con Bells Palsy.  Usualmente así es que se diagnostica.  Cuando ya están seguro de que no es otra cosa, pues es Bells Palsy.

No hay un tratamiento definitivo para el Bells Palsy más que el esperar a que pase.  Puede que el doctor te recete antinflamatorios para que el periodo de recuperación sea más corto.  También puede recomendarte masaje facial y usar un parcho en el ojo, para evitar que caigan cosas en el ojo ya que no puedes cerrarlo bien ni pestañear.

Como yo estaba embarazada y no conocíamos bien los riesgos de los antiinflamatorios en él bebe, yo decidí no tomarme los medicamentos.  Una vez llegue a la casa los eche por el inodoro.

Pero entonces imagínate la escena, yo, 7 meses de embarazo, hinchada como Shamu, la boca caída y con un Parcho.  Era como una Pirata de Caricatura size Extra Grande.  Una belleza para los ojos.

IMG_20170905_0001
Mirense esta belleza.  Me hubiera beneficiado de unas buenas clases de Contour Facial

Tu sabes esas bellas fotos de embarazo que se toman las mujeres, donde parece que lo único diferente en su cuerpo es la pequeña bolita de baloncesto que se tragaron.  Pues esa no era yo.

 

 

Yo era una monstruosidad que usaba dos Sostenes, chancletas size 10 en pleno invierno.  Ah y para más me dio Anemia, por lo tanto, lo que quería era comer carne.  Es que debieron hacer una película sobre mí.  Si alguien en Hollywood está interesado, que me avise.

IMG_2680[299]

A pesar de ser un periodo difícil, el Bells Palsy me enseño tres cosas importantes.

  1. Hay cosas mucho pero mucho más importante que la belleza física.  Cuando se me dio la opción de reducir el tiempo en que tendría la cara vira, yo decidí sin ningún tipo de duda a no usar el medicamento, por el solo hecho de que cabía la probabilidad que le hiciera daño a mi Baby.  La probabilidad era casi mínima, pero estaba ahí.  Y yo creo que mi responsabilidad en ese momento era cuidar de mi Bebe, aunque pareciera espectáculo de circo en el intento.
  2. La Vida cambia en un instante. En un momento yo estaba cómoda en mi casa pintando las letras del nombre de mi Bebe para decorar el cuarto y el otro con miedo de que estaba teniendo un derrame.  La vida es frágil, hay que disfrutarla y hacer que valga.

 

  1. Todo pasa. Recuerdo que al otro día “El Husband” se fue a trabajar, y yo me quede en la casa con mi Mama.  Estaba preparándome un Sándwich de Tuna y al cortar cebollas, empecé a llorar.  Fui a mi cuarto a limpiarme y cuando me miré en el espejo, empecé a llorar de verdad.  Llore porque mi esposo no estaba ahí conmigo, llore por mi belleza, llore por Selena, llore por todo.  En ese momento pensaba que esa situación en la que yo estaba era lo peor que me pudiera estar pasando.  Y ahora que lo pienso, me digo: Diale Jenny que idiota.  Desde ese día muchas cosas han pasado.  Ha habido más llantos y cosas peores.  Cosas que de verdad vale la pena llorar.  Pero en ese momento esa era la razón para llorar.  Por eso desde ese día, lloro cuando tengo las ganas, pero después me limpio las lágrimas y vuelvo a mi sándwich de Tuna.
IMG_20170905_0001
El dia que salimos del hospital con Leo. Quiero que noten que tenia mahones puesto.  Pero la maternidad me habia pasado por encima como un truck Mack.

Con el tiempo, mi Bells Palsy se alivió.  Pero nunca se ha ido del todo.  Aún tengo parte de la cara paralizada.  Se nota cuando sonrió, a veces cuando hablo.  Y mi ojo es el indicativo de cuando estoy muy estresada.  Ya mi familia cuando me ve el ojo chiquito me dice: Jenny estas muy estresada.  Y ya sé que esa es la clave, para bajar las revoluciones antes de que ocurra el desastre.

En mi familia, el Bells Palsy es recurrente.  Debido es un virus que se aloja en nosotros, que es activado por el Estrés.  Y ha habido varios familiares que han pasado por lo mismo que yo.  Algunos más de una vez.  Pero, tanto a ellos como a otros que han pasado o están pasando por esto.  No se preocupen. A lo mejor ahora te sientes mal, por cómo te vez.  Pero no estás sola, el Bells Palsy es más común de lo que pensamos.

Te doy 3 Recomendaciones:

  1. Relájate. en la mayoría de los casos, el causante principal del Bells Palsy es el Stress. Si te estresas mucho lo esas alimentando.
  2. Aliméntate bien. Hay alimentos que son inflamatorios.  Y por lo tanto van a empeorar la situación.  Evítalos lo mejor que puedas.
  3. Si estamos cansados se nota principalmente en la cara.  Si a eso le añades un nervio facial defectuoso, es un desastre.  Entonces cuando te mires en el espejo te vas a sentir peor y te vas a estresar y te vas a poner peor.  Es un círculo vicioso, que puedes evitar si descansas y duermes los suficiente.
IMG_20170820_0012
Dos meses posparto aun se podian ver los daños del Bells Palsy

 

Pero nada, el Bells Palsy para mi es otra más de mis marcas de guerra.  Como las estrías en los muslos y cicatrices de cirugías.  Muestra de que soy humana y de que he vivido y que he aprendido.

 

Anuncios

2 respuestas a “Mi Historia con el Bells Palsy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s