Huracan María, Puerto Rico, Sin categoría

Puerto Rico despues de María: Buscando Gasolina

Hoy nos levantamos con un solo propósito conseguir gasolina. Tratamos de prepararnos lo mejor posible para la jornada. Pero todavía está obscuro afuera y solo tenemos una linterna. Preparamos bultos como si fuéramos para un pasadía de playa y hasta al perro nos llevamos. Cuentan las leyendas que las filas duran horas largas y puede que cuando la termines te digan que se acabo la gasolina.
Al fin salimos de la casa alrededor se las 6:10 de la mañana. Estamos ahora en el pueblo y encontrar la fila no debe ser difícil. A las 6:12 encontramos la primera fila. Encontramos la fila no la gasolinera. Nos acomodamos y prendemos la radio. La radio es el único entretenimiento que tenemos en estos días. Después de 6 minutos aparece caminando la maestra más odiada por mis niños cuando estaban en la escuela. Esta vestida con camisa de empleado de la Autoridad de Energía Eléctrica y buen oficial nos dice que está fila es solo para servidores públicos. Para el público general, la fila es por otro lado. Damos la vuelta y buscamos la nueva fila. La nueva fila da la vuelta al bloque y tiene varias ramificaciones. Las filas para gasolina, ha 7 días de María, no están disminuyendo cada vez son más grandes.
Nos vamos en búsqueda de una fila con más sentido. Pasamos por el lado de otra fila que mal contados tiene más de 120 carros esperando. Lo que saben los que están en esa fila, o lo saben y se están haciendo los locos, es que en la gasolinera hay un letrero bien grande que dice: NO HAY GASOLINA.
6:30 am
Continuamos nuestro viaje y encontramos el final de otra fila. Sabemos que termina en una gasolinera, pero no en cuál. Volvemos y nos acomodamos. “El Husband” se va de caminata a ver dónde termina la fila. Después de un rato aparece, diciendo que no termina en la primera gasolinera, sino en otra que queda más lejos. Va a caminar nuevamente para ver bien en donde termina.
7:03 am
Me acaba de pasar por el frente un hombre en bicicleta con una jeringuilla entre los dientes.
8:36 am
Han pasado 2 horas y al fin llegamos a la esquina en la calle de la gasolinera. Todavía no vemos el final de la fila. Hay como 80 carros en frente de nosotros.
Ya estamos incómodos, con mucho calor. Estamos mirando una brigada de 7 hombres cortando un árbol grande que callo encima de uña edificio de 2 pisos. Ninguno tiene casco y solo uno esta trabajando.
9:11 am
Me baje con los nenes en una gasolinera, sin gasolina a comprar refrescos fríos. Puedo escuchar una planta eléctrica prendida. Por lo tanto la gasolinera tiene Diésel, para su planta eléctrica que pompea gasolina. Pero no gasolina para pompear. Pienso yo, que apague la planta, para ahorrar el diésel, que puede usar cuando tenga gasolina que pompear.
Esto es lo que pasa. En el último Huracan grande que hubo en Puerto Rico, George. No había la hemorragia de plantas eléctricas. Pero en estos días hasta el más pobre tiene una. ¿Qué pasa? Que si se te va la luz en el barrio un día y tú y unos cuantos vecinos van y buscan gasolina para la planta. No pasa nada. Nadie sale perjudicado. Pero Puerto Rico enterró esta si luz y todo el mundo quiere gasolina para sus plantas. Y haya van todos con su tanquecitos a buscar gasolina. Añádele a eso que, la gasolineras también necesita luz, para pompear gasolina. Pero la planta no funciona con gasolina sino con Diésel. Y pasa, que o no hay diésel, o no hay Truck para llevar el diésel o no hay chofer para guiar el truco. Las opciones para llenar el tanque son pocas y por eso las filas largas. Y además, si cada vez que, después que haces la fila, te deja echar solo $10 de gasolina, en dos dias estas de vuelta en la fila.
10:10 am
Podemos ver la gasolinera cerca. Pero también podemos ver personas con 3 o 4 tanques portátiles para llenar, pasar por nuestro lado. Me preocupa que se acabe la gasolina antes de nuestro turno. También me preocupan mis nenes, en la parte de atrás de la guagua cansados y sudados.
10:33 am.
Ya estamos frente a la gasolinera. Todas las pompas están llenas. Esperamos nuestro turno. Veo alrededor de 4 carros en las pompas y una fila de personas con recipientes para llevar gasolina.
Hay gente haciendo vida social. Van y saludan amigos y pasan rato en los alrededores. Yo que estoy loca por irme.
Ya somos los próximos y nos dan instrucciones para pasar a las pompa #4. El muchacho coge los $20 y en menos de 1 minuto estamos echando la preciada gasolina. La jugada nos coge menos de 5 minutos y ya estamos en la carretera de nueva.
Cuando escribo es domingo. Han pasado 4 días desde que echamos la gasolina. Pienso que para el martes nos tocara otro paseito por la gasolinera. Si lees esto y estás fuera de Puerto Rico, la próxima vez que eches gasolina. Hecha te tres pelitos extra por en honor a un amigo en Puerto Rico, que estuvo 4 horas en una fila para echar gasolina.
Desde la Oscuridad de Puerto Rico, con amor

Jenny

11 días pos Huracán Maria

Anuncios

3 comentarios en “Puerto Rico despues de María: Buscando Gasolina”

  1. Te comprendo,yo pasé por eso de la gasolina para el huracán Sandy.pague a $10.00 el galón por la desesperacion,fuimos de distancia como si fuéramos a Ponce.Ahi realize q dependientes somos de ese líquido,pero pronto ese suplicio se acabara.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s