Status Update:  Primera semana del 2018

¡QUE FRIOOOO!!!  El 2017 termino frio y el 2018, no se quiso quedar atrás.  Estamos disfrutando actualmente de temperaturas en números negativos.  Pero lo mejor de todo son las temperaturas de dos dígitos en números negativos.

Mírense esta belleza:

 

Screenshot (175)

Según esta lista hoy a las cinco de la tarde va a estar a 4, pero por el viento se va a sentir a -14.  ¿Quién rayos sale de la casa/hotel en estas temperaturas?

Pues por eso, por lo menos nosotros, nos estamos acomodando para un buen día sin salir a la calle.  Entonces tengo que decidir cómo usar este día.  Puedo dedicarme a hacer unas cuantas cosas que tengo pendiente o dedicarme completamente a la vagancia.

Las cosas que tengo para hacer son:

  1. Trabajar en el blog.
  2. Limpiar mis brochas de maquillaje.
  3. Organizar la escuela de los nenes para esta semana, para que todo corra más fácil.
  4. Trabajar en unos cuantos proyectos pendientes.
  5. Terminar de llenar papeles médicos para mi cita del jueves.

 

Que tal una combinación de ambas opciones.  Vagancia/Trabajo.  Pues vamos a empezar con trabajo.  Voy a tratar de ponerlos al día con los pormenores de nuestras vidas.

La ultima vez que escribí sobre como iba nuestra vida.  Fue aquí:   https://wordpress.com/post/contodomasbacon.com/2604

 

¿Y como estamos hoy?  Vamos a ver por donde empiezo.

Muy bien, hoy es sábado 6 de enero del 2018.  Tres de los siete personajes principales de nuestra historia tienen ya trabajo.  Mi cuñada lleva ya varias semanas trabajando en el mismo hotel en el que vivimos, como housekeeper.  Mi hermano y “El Husband” comenzaron la semana pasada su entrenamiento para conducir guaguas escolares.  Ya esa es una cosa que podemos tachar en la lista.

image.jpg

Mi hermano también logro comprarse un carrito.  Otra cosa mas de la lista.  Entonces hasta este día:  todos los niños están estudiando, ¾ partes de los adultos están trabajando, las dos familias tienen medios de transporte.

Todavía vivimos en el hotel y ayer nos llego la noticia que nos extendieron la estadía hasta el 13 de febrero.  Un mes más.

Entonces hasta este momento solo falta tachar una cosa de la lista, para completar nuestro proceso de volver a la normalidad.  Salir de este hotel y conseguir nuestro propio lugar para vivir.

Esta semana cumplimos dos meses en el hotel y si, tenemos un techo para refugiarnos de este horrible frio.  Las camas son cómodas y no pagamos agua ni luz.  Pero hay una parte de la fabulosa vida de hotel que extrañamos de la fabulosa de vida en un lugar propio.  La cocina.

No vemos la hora en que, al fin, podamos preparar comida caliente.  Sin tener que pedir delivery o salir a comer.  Nosotros no somos ricos, si lo fuéramos no viviríamos en un hotel provisto por FEMA.  La mayoría de nuestro dinero se nos va en comer afuera, por que no tenemos donde cocinar.

Amigos y familiares han ofrecidos sus cocinas y las han puesto a nuestra disposición.  También nos han ofrecido que con solo una llamada de parte de nosotros pueden preparos algo para comer.  Pero yo no se ustedes, mi Mama nos enseñó a no abusar de las ayudas de la gente y mucho menos tener cara de lechuga para estar pidiendo.  Y por esto, se nos hace un poco difícil levantar el teléfono y llamar a alguien para pedir comida.

Estamos haciendo lo mejor que podemos en preparar comida en el cuarto del hotel, sin quemar las cortinas y levantar las sospechas de los encargados del hotel.  Por eso la mayoría de las comidas consisten en Hot Pockets, o arroz de Microondas.  La semana pasada mi hermano, preparo arroz en el Microondas y abrió una lata de Atún.  Quiere decir que estamos comiendo igual que los días después del Huracán.

Por eso soñamos con el día en que podamos conseguir un apartamentito para vivir.  Que tenga al menos más de una pared interior y una estufa.  Y que la nevera no sea del tamaño de un toddler.

 

Muy bien, cambiando el tema un poco.  La nieve llego y llego en grande.  La primera nevada, todo el mundo salió a jugar.  La próxima semana todo el mundo estaba enfermo.

image.jpg

Esta semana tuvimos una gran tormenta de nieve.  Que trajo muchas pulgadas de nieve.  Ese día lo pasamos en el Hotel sin salir para ningún lado.  Solo salimos en la noche, cuando ya la nieve había pasado, para que los nenes jugaran un poco.

 

El invierno solo esta empezando.  Y este invierno promete ser bastante fuerte.  Pasamos por la peor temporada de Huracanes en Puerto Rico, para estar en el peor invierno en Nueva Inglaterra en mucho tiempo.  Como van las cosas, en el verano, nos vamos a cocinar en nuestros propios jugos y tendremos que andar sin ropa por la calle.  Y eso que el calentamiento global no existe.

Pues esa es nuestra vida ahora.  Nieve, trabajo y escuela.

image.jpg
Leonardo, con sus nuevos amigos, Pitagoras y la Hipotenusa

 

Probablemente, ya esta semana comencemos con la búsqueda de apartamento.  Después de vivir en un hotel por dos meses, después de pasar por María y todas sus consecuencias, no estamos muy exigentes con los apartamentos.

         Esta es mi Wish List:

  • Que tenga una puerta, un techo y un piso.
  • Que tenga calefacción.
  • Un baño
  • Una cocina
  • Luz eléctrica y agua.

Nada más.  Solo queremos lo que María nos quitó.  Pero eso viene y viene pronto.  Bueno, eso es todo por ahora.  Disculpen que este no sea la entrada del Blog mas divertida e interesante.  Les prometo que vienen mejores pronto.  Estoy trabajando en eso.  El mes pasado el blog tuvo 1284 impresiones intentadas, no se lo que eso significa.  Pero me pagaron 30 centavos por eso.  Mi plan es llegar a las 4,000 impresiones este mes y ver si este mes llego al dólar.  Después solo tengo que hacer eso mismo 100 veces mas para llegar a los 100 dólares.  Menos mal que yo no estoy en esto por el dinero.

Seguiremos informando. Ahora a pasar un ratito de Vagancia.  ¿Qué me recomiendan?  Facebook, Pinterest o Netflix?

 

Nota aparte: Esta semana al fin le pusieron un toldo azul a la casita en Puerto Rico.  No gracias a FEMA.

image.png

Anuncios

Cambios/Changes

El pasado lunes fue 20 de noviembre y lo pasamos todo el día, en tramites para comprar un carro.  Dos meses han pasado desde el Huracán, hace dos meses yo vivía en una casita de madera con techo de zinc en una isla tropical.  Hoy vivo en un Hotel en Massachusetts y disfruto del frio del otoño en Nueva Inglaterra.  Digo disfruto, por que es muy temprano para empezar a quejarme del frio.

Hace dos meses guiaba una guagüita roja, que no tenía aire acondicionado y solo le bajaba una ventana.  La puerta donde estaba esa misma ventana abría solo por afuera.  En fin, la guagua se estaba cayendo en cantos.  Ayer guie una guagua Negra, que a pesar de ser usada y tener la misma edad que Leo, se conserva.  La nombramos Bruce en Honor a Batman, en específico Lego Batman, mi Batman favorito.

Pues cuando voy por la autopista en nuestra nueva guagua, miro a mis nenes arropaos en ropa de invierno, jugando con sus tabletas sentado en los asientos negros de la guagua.  Miro afuera y puedo ver las hojas coloras, distintivas del otoño.  No puedo evitar pensar en como han cambiado las cosas.

IMG_3073

En solo dos meses, tengo una nueva dirección de correo, un nuevo carro, nueva rutina, hasta nuevo vestuario, por que los shorts que usaban en Puerto Rico.  No van a ver la luz del día hasta junio del próximo año.IMG_3105

Y aunque las cosas cambien, las prioridades, son las mismas.  Somos la misma gente en abrigo de invierno.

FEMA, extendió la estadía en los Hoteles hasta el 13 de enero.  Lo que significa que tenemos un techo hasta el próximo año.  Pero también significa, que tenemos que acomodarnos mejor y organizar nuestras cosas que tenemos en el cuarto del hotel.

Una cosa es ir a un hotel por un ratito y usarlo solo para dormir, como en las vacaciones y otra bien diferente que el hotel sea tu domicilio permanente.  Para empezar, tienes que ver que vas a comer.  Porque comprar comida fuera tres veces al día, no es una opción para nosotros, no tenemos ese tipo de bolsillo.  Lo que hacemos es que vamos al supermercado, y compramos unas cuantas cosas que se pueden preparar en el cuarto y complementamos con el desayuno que ofrecen en el hotel.

Otra cosa, es que vivir de maletas ya nos cansa y hemos tenido que organizar nuestras cosas en el pequeño espacio que tenemos en el hotel.  Compramos ganchos y cajas para organizar cosas, cuestión de que estén al alcance cuando las necesitamos, pero con un poco de orden.

De esa manera, poco a poco nos estamos acostumbrando a nuestra vida de hotel.  Trato de levantarme temprano, para tener al menos una hora de tranquilidad en la mañana antes de levantar a los nenes.  Preparo el café en la cafetera que tenemos en el cuarto, mientras “El Husband”, saca afuera a Cora.  Después del café, levantamos a los nenes.  A veces desayunamos en el cuarto, a veces desayunamos en el comedor del hotel.  A las 9 de la mañana comenzamos con los trabajos de la escuela.  Terminamos alrededor de las 12 del medio día.  Después de eso nos vamos a la calle a hacer gestiones.   Cada semana tenemos algún otro papeleo que llenar o que entregar.

Esta semana fue lo de la guagua, hubo que asegurarla, inspeccionarla, registrarla y sacar la tablilla.  Es un proceso bastante fácil comparado con Puerto Rico, pero toma tiempo.

Además de que los días son cortos, el otro día, queríamos almorzar algo en el hotel y eran alrededor de las 1 de la tarde.  Preparamos sándwiches para nosotros y Hot Pockets de Pepperoni para los nenes.  Comimos y nos fuimos a Walmart para comprar unas cosas que nos hacían falta.  Llegamos a Walmart alrededor de las 2 de la tarde.  Cuando salimos de Walmart, el sol ya se esta poniendo.  A las 5 de la tarde, estaba completamente obscuro.  Y la cosa es que, aunque sean las 5, como esta obscuro el cuerpo cree que ya es hora de dormir.

Y en eso se nos van los días.  Escuela, gestiones, oscurece, y pa la cama.

Otra cosa que paso esta semana es que mi sobrino comenzó en la escuela.  El martes, lo paso a recoger una guagua escolar, prácticamente al Lobby del Hotel.

IMG_3101  Para nosotros este fue todo un evento y fuimos todos a verlo.


FullSizeRender[1284]

Hasta Cora.

Cora Hotel

Y después en la tarde fuimos verlo cuando regreso.  Después fuimos a comer Pizza para celebrar.

FullSizeRender[1287].jpg

 

 

Como pueden ver, nuestras vidas poco a poco están cayendo en un nuevo tipo de normal.  Atrás quedaron los días de hacer filas para comprar gasolina y las noches a obscuras espantando mosquitos.  Todo ha cambiado, ahora hablamos inglés y bebemos Pumkin Spice Latte.

Estamos esperando que llegue la nieve.  Algunos, los niños, la esperan con alegría.  Otros, los adultos, la esperamos con terror.  También esperamos el momento en que podamos tener nuestro propio hogar.  El Hotel esta chévere, pero no es nuestro.  Es prestado por un ratito.  Quiero ver a mis niños durmiendo en su cama propia y al final de un día largo, poder decir vámonos para casa.

Pero no es un sueño muy lejano, creo que ya pronto se va a realizar.  Las cosas están cayendo en su lugar como en un juego de Tetris.  Ya pronto, ya pronto.  Por ahora continuamos con nuestra vida de hotel, de la cual estamos muy agradecidos.  Especialmente Leo y Dylan.

IMG_3126

 

El Hotel de Fema

Hola a todos, les informo que en estos momentos mi familia y yo estamos instalados en uno de los Hoteles provisto por FEMA para las familias afectadas por el Huracán María.  Para los que no estén informados, FEMA ha ofrecido entre sus ayudas ubicar a las familias elegibles en Hoteles, inclusive fuera de Puerto Rico.  Si has solicitados ayuda de FEMA y apareces elegible para ayuda de reubicación en un Hotel, debes buscar la lista de Hoteles en tu área aprobados por FEMA, entonces vas al hotel y si tienen habitaciones disponibles, te puedes quedar allí y el mismo hotel gestiona el pago con FEMA.

Pero ojo, cuando leí la noticia sobre estos Hoteles, la noticia mencionaba que FEMA pagaba el Hotel por 30 días.  En la oficina de Asistencia para Vivienda que fuimos solicitando albergue, nos dijeron que nos quedáramos en donde estábamos, o sea en casa de mi tía, por ahora así cuando ya no tuviéramos la opción de quedarnos ahí, podíamos ir al Hotel por 30 días.  De esa manera tendríamos lugar donde quedarnos por mas tiempo.  Y así hicimos.  Pero cuando después de dos semanas fuimos al Hotel, nos informaron que eran 30 días desde el principio de mas hasta el final del mes, pero como ya estábamos a mitad de mes, solo podíamos quedarnos en el Hotel por 2 semanas.  O sea que la ayuda era hasta el 30 de noviembre.  El 30 de noviembre tendríamos que solicitar una extensión de esta ayuda o buscar para donde irnos.

Pero como dos semanas es mejor que nada.  Aprovechamos, recogimos nuestras pertenencias y las montamos encima de “Jack” la guagüita Pick-up que un amigo nos prestó, y nos movimos a nuestro Hotel.

 

jack
Este es Jack

El Hotel es bastante cómodo, Tenemos dos camas Queen size y calefacción.  TV y WIFI gratis.  Todas las mañanas ofrecen un buen desayuno, con Waffles, hechos al momento y café.  Además de que estamos cerca de tiendas y supermercados en caso de que necesitemos algo.  En otras palabras, estamos bastante bien.

Cada mañana en el desayuno vemos muchas familias puertorriqueñas que están en las mismas circunstancias que nosotros.  Bebiendo café americano, no tan fuerte como el que nos gusta en Puerto Rico.  Empaquetados en la ropa de invierno que hemos podido conseguir, con el poco dinero que nos queda o con las ayudas que nos han dado.  Y se siente extraño y hasta un poco bien, el hecho que hasta fuera de Puerto Rico, todavía podemos ver la solidaridad entre personas que han pasado por un desastre y que, aunque no se conocen te miran como diciendo: “Estamos juntos en esto”.

La mayoría de las familias que nos encontramos tienen la misma rutina.  Desayunar y empezar a bregar con los papeles y solicitudes que tienen que estar llenando.  Casi todo el mundo tiene consigo una carpeta o folder llena de papeles importantes.  En eso se nos van los días.  Y como a las 5:00 de la tarde ya está oscuro, los días son mas cortos y hay que empezar temprano y sacarle el jugo los más posible.

Vivir en Estados Unidos no es fácil, una amiga en Facebook escribió hace unos días que la gente que esta llegando de Puerto Rico se tiene que agarrar bien los pantalones por que vivir en Estados Unidos no es fácil.  Y es cierto, no es fácil en el sentido en que tienes que trabajar duro para tener una vida decente.  No puedes estar sentado en pijama todo el día viendo Netflix, esperando el cheque del gobierno.  Tienes que trabajar fuerte.  Pero es así en cualquier parte.  No importa en qué país vivas, hay que trabajar fuerte por tus cosas.  Cuando encuentres el país en el gobierno te mantiene viviendo en lujo y con mayordomo sirviéndote todo el día sin uno hacer nada me avisan, que nos mudamos inmediatamente

La diferencia es que aquí, si te mueves y trabajas, al final del día vez el resultado, a diferencia de en Puerto Rico que ya van para dos meses de pasar trabajo todo el día sin ningún cambio en la situación.

Por eso me gustaría decir algo, si estas pasando trabajo en Estados Unidos por que tienes frio, por que no tienes carro y hay que caminar, por que en la oficina del gobierno te están pidiendo demasiadas cosas.  Detente por un minuto y piensa en cual seria la otra opción.  Una isla tropical, donde la mayoría de las personas no tienen las necesidades básicas cubiertas y donde las ayudas del gobierno están escasas.

Si vemos la situación desde el ángulo correcto.  Estamos viviendo bien y estamos progresando.  Podemos ser positivos y pensar que ya casi vemos la luz al final del túnel.

Por otro lado, aquí en los Estados Unidos (por lo menos en la ciudad en la que nosotros estamos) la gente está muy conciente de la situación en la que nos encontramos los puertorriqueños refugiados.  En cada esquina hay alguien queriendo ayudar y que entiende bien las necesidades que tenemos.  De hecho, mi hermano matriculo ayer su nene en la escuela y le dieron el número de teléfono de una oficina, donde están ofreciendo abrigos de invierno para los niños y también le dieron una mochila.  También cuando los primeros días aquí tuvimos que alquilar un carro para poder movernos, el encargado de la compañía que nos rento el carro, nos dio un día gratis de uso, porque él sabía que lo necesitábamos.

La gente quiere ayudar, y en estas semanas hemos visto esa ayuda por todas partes.  Desde mi tía que nos albergo en su casa, hasta el amigo que nos ha prestado un carro para movernos.  A todos ustedes que de alguna manera han ayudado a un puertorriqueño afectado por el Huracán, de parte de todos nosotros los refugiados les doy Mil Gracias, por hacer nuestra situación mas llevadera y darnos la mano en tiempos difíciles. window

Yo por ahora sigo en mi cuartito de hotel, con vista al estacionamiento.  Aquí tengo un techo sobre mi cabeza y una cama calientita para acostar mis niños a dormir.