A un año de Maria

Suspendimos temporalmente toda publicación del 30 day challenge, para traerles el Con Todo Más Bacon Memorial de Aniversario del Huracán Maria.

Esta mañana Facebook me recibió con el recordatorio de un video que grabé en la víspera del Huracán cuando ya lo que nos quedaba era esperar.  Me puse a verlo y Dios mío, no saben cuantas cosas pasaron por mi mente.

Pueden ver el video en la Pagina de Facebook de Con Todo mas Bacon.

https://www.facebook.com/contodomasbacon/?ref=bookmarks

El video comienza a las 6:40 de la tarde del martes 19 de septiembre.  Lo hice Live en Facebook.  Y fueron pocos los que se conectaron.  Pienso que de hacer sabido lo que venía muchos más se hubieran conectado.  Para dar palabras de aliento o para despedirse hasta quien sabe cuando.  Mención honorífica a Shelcie,  la esposa de mi primo Ángel que estuvo ahí fiel de principio a fin durante todo el video.

La primera persona que me saluda en el video, esposa de otro de mis primos, también termino viviendo en Estado Unidos después del Huracán.  En algún momento cruzamos vidas en el mismo hotel de FEMA.

Y mi tía Janette, quien también me saludó, fue la que me recibió en su casa en Estados Unidos las primeras semanas.

Minuto 1:24 Lo que ven ahi.  Eran las pocas cosas que logre bajar de mi casa.  Y en ese momento estaban juntas con las de mi hermano y su familia.

Ese espacio que es el comedor de la casa de mi Mama, fue mi cuarto por gran parte de los próximos dos meses.  Excepto las dos semanas que estuvimos en la casita en el pueblo.

2:44

“El Husband” no se había recortado .  Eso fue un problema después, porque conseguir un barbero después del Huracán fue un Huevo.

3:01 La parte que viene a continuación es importante.

Le pregunte a mi Papa.  Que podíamos esperar?  Y su contestación fue exactamente lo que llego.  En unas cuantas horas como a las 11 de la noche empezaron unos cuantos vientos.  Después a en la madrugada los vientos huracanados y fue un desastre.

4:00 El que yo me haya escondido en mi refugio desde tan temprano, es mi respuesta a los nervios y al stress.  Me escondo en mi cueva.

Fuera alrededor de las 9:00 de la mañana del miércoles que oímos los ruidos del techo mi casa.

Jugamos Bingo dos veces.

Tuvimos luz hasta las 11 de la noche.  Yo nunca volví a ver luz, que no fuera de un Generador Eléctrico.

6:04 Exactamente como predije, como una chiringa.

En el minuto 6:14 saludo a Sele ida.  Seleida ahora es mi vecina.  Mis niños juegan todos los días con su hijo.  Por que vivimos en el mismo complejo de Apartamentos.  Quien diría?

6:30 Nunca volvió la luz

Muchas de las personas que nos saludaron en este video ahora los vemos a menudo.

Puerto Rico Isla echa canto.  Chiste mongo.  Ya no da gracias, pero estábamos nerviosos.

Como usar velas?

  1.  Prenda la vela con un fosforo.
  2. Use la vela.

“El Husband” siempre tan simpatico.

Trate de hacer mas videos.  Pero todo fue cuesta abajo después de ahi.  Entre preparar a los nenes para dormir.  Intentar dormí nosotros, sin lograrlo en ningún momento.  La luz se fue exactamente en el momento en que puse mi cabeza en la almohada,

A las 4 madrugada, los adultos decidimos dejar de fingir que estábamos durmiendo y nos levantamos de nuestros mattresses en el piso.  Los vientos fuertes no había comenzando,  pero ya sabíamos que la cuestión se estaba poniendo fea.  En algún momento, escuchamos un ruido que parecía que un avión iba a caer justo al lado de nosotros.  Ahi sabíamos que los vientos fuerte del Huracán habían llegado.  En la radio decían ráfagas de 150 millas por horas.  Esos números nunca los habíamos escuchado.

Y nos concentramos en dos cosas,  Mantener a los nenes tranquilos y evitar que las cosas dentro de la casa se mojaran.  Fuera de eso no podíamos hacer nada mas que esperar.

Mi hermano compartió otro video.  Quien conozca a mi hermano y lo siga en Facebook puede verlo y volver después aquí.

 

Estamos en pleno Huracán y yo tengo a los nenes leyéndoles una Historia Bíblica de cuando Jesus calmo una Tormenta.  Papi, mi hermano y “El Husband” están mirando por una ventana y hablando de lo que ve.  Es de día y podemos ver todo lo que pasa.  Mi hermano en un momento dice.  Y lo peor esta por venir y es cierto.  En ese momento, yo todavía tenia casa.

Recuerdo que en la casa que la regla en la casa la regla era que los nenes no se pegaran a las ventanas y que Papi no salía para afuera.  Tuvimos que quitarle las llaves.

 

IMG_20170923_163555.jpg
Llegamos a la conclusion que después de Maria, Puerto Rico quedo como que le pasaron un Trimer bien grande.
IMG_20170921_070653.jpg
Cuando al fin logre entrar a mi casa a recuperar unas pocas cosas.
FullSizeRender - Copy (24)
Con mis niños una o dos semanas después del Huracan

 

 

 

Eso fue un año atrás.  Esta mañana abrí los ojos y era 20 de septiembre otra vez, tenia un techo que me tapaba la cabeza.  Y mis niños dormían en cada una en su propia cama.  Todo paso.  Gracias a Jehová.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Status Update: A 6 meses de Maria

Enero 6, 2018. Esa fue la última vez que escribí sobre el estado de nuestra vida. Septiembre 20, 2018. El día que el Huracán María destruyó Puerto Rico y nos viró la vida al revés.

Seis meses, eso es medio año, sin hogar. Me gustaría contarles de nuestra vida en estos últimos meses. ¿Qué ha cambiado? ¿Qué sigue igual? y ¿cómo nos sentimos después de 6 meses?

6 cosas que han pasado

1 Tuve una inyección epidural.  No recuerdo si fue a finales de diciembre o principios de enero que tuve una cita con un doctor para manejar del dolor.  Lo primero que hizo fue referirme a Terapia Física, a la que tenia que ir tres o cuatro veces a la semana, (ahora veo por que no encontraba tiempo para escribir).  La terapia me gustaba, pero no ayudo mucho.  Por esto el doctor me envió a un MRI, y por el MRI se dio cuenta de algo que yo sabia desde que tengo 14 años y le dije el primer día que lo vi.  Entonces me dieron una cita para una inyección de cortisona, se supone que la cortisona iba a desinflamar la parte de mi espalda baja que me causa el dolor para que el nervio Sciatico no me doliera tanto.

El proceso fue bastante rápido y prácticamente no dolió nada.  Solo un poco de presión en el área de la inyección.  Horas después, cuando paso el efecto de la lidocaína, empecé a tener dolor y no podía sentarme ni doblarme ni una sola pulgada.  Tuve este dolor como por dos días y cuando se fue, volvió el dolor habitual de la espalda.  So, las inyecciones no son la solución.  La próxima opción es cirugía y yo no estoy muy convencida de que quiero llegar a ese punto.

2.  Mi Mama vino de Puerto Rico.  Después de no verla desde octubre, mi querida Madre vino a visitarnos.  Yo creo que desde que llegamos a Massachusetts le he estado diciendo a Mami que se viniera con nosotros.  El día que salimos de Puerto Rico yo estaba tan cansada y estresada por todo el trabajo que habíamos pasado después del Huracán, que no me puedo imaginar cómo se sentía Mami después de cinco meses.

img_0310
Esta foto la saque de un video.  Disculpen la baja calidad.

Por eso estábamos muy contentos cuando llego fuimos a todos a buscarla al aeropuerto.  A pesar de que fue el mismo día de mi inyección.

3.  Mi hermano se mudó. Yess, mi hermano después de mucho trabajo y de casi coger pulmonía haciendo un turno para que lo ayudaran, consiguió un apartamento.

img_0308

A principios de este mes lo ayudamos a mudarse a un lindo apartamentito de 2 cuartos en el mismo edificio donde vive mi tía y al lado de mis otras tías y mi Abuela.  Ya nos ha invitado a comer varias y veces.  Yo odio las escaleras, porque después de los primeros diez escalones ya me tienen que cargar, pero de todas maneras estamos muy contentos por ellos.

 

 

4.  Nosotros todavía seguimos buscando apartamento. La búsqueda de apartamento ha sido cuesta arriba.  Desde enero hemos logrado ver dos apartamentos.  Hemos llenado solicitudes en algunos, pero siempre nos dicen que no cualificábamos porque no tenemos suficiente ingreso.  Si encontramos algo en Craiglist o en alguna otra pagina de internet, nunca nos contestan.  Es como si solo con pedir ver el apartamento, ellos saben que somos dos pelaos de Puerto Rico y no nos dan ni la hora.

Hemos llegado a comunicarnos con tres personas.  Una cuando llegamos a la casa miramos y salimos corriendo.  La próxima esperamos al dueño frente a la casa a la hora indicada, cuando llego la hora, el nos dijo que se había equivocado y que estaba en Connecticut.  Con el tercero teníamos una cita para las 12:30 de un miércoles.  El día antes el llamo para cancelar por que venia una tormenta de nieve, pero nunca nos dio una nueva cita y nunca nos volvió a contestar el teléfono.

Las rentas están altas y te exigen demasiado para simplemente considerarte.  Todavía estamos esperando esa persona generosa y con ganas de ayudar que nos va a ofrecer un apartamento.  Pero va a llegar.  No se cuándo, pero va a llegar.

5.   Nos mudamos de Hotel.  Hace como dos semanas, conseguimos un cuarto en un nuevo hotel.  Aquí tenemos una pequeña cocina con estufa y nevera tamaño regular.  Al fin podemos cocinar y hacer una compra normal en el supermercado.

img_0311

El Hotel provee platos, vasos, tazas, cubiertos, ollas, tostadora, cafetera, cuchillos, hasta tazas y cucharas de medir. También tiene un sofá cama donde los nenes duermen y un cuarto aparte.  Aquí estamos cómodos y podemos tener una vida mas cerca de lo normal.  Y definitivamente esta haciendo la espera de conseguir un apartamento mas llevadera.

 

6.  Leo tuvo “cirugia”

Mis nenes usualmente se van a dormir a las 8:45, pero en lo que dan vueltas unas cuantas veces, se acuerdan de seis cosas que tenían que hacer, se quejan de que no tienen sueno, llegan a la cama alrededor de las 9:15.  Después de que ellos ya estén en la cama, yo me tomo mis pastillas y me acomodo para dormir.

Pues un martes alrededor de las 10:00 pm, Leo de momento dice que le duele el oído.  El Padre siempre el paramédico, prendió el flashlight del celular y trato de sacárselo.  Pero no lo logro, como Leo decía que le dolía, nos vestimos y nos fuimos al Sala de Emergencia.  Nosotros todo lo hacemos en caravana, todo lo hacemos los cuatro juntos.

En emergencia, la doctora trato de sacarle, lo que fuera que él tenía en el oído, pero no funciono.  Nos dio una receta para el dolor un antibiótico y un referido para un doctor de oído, nariz y garganta.  Al otro día llamamos temprano para ver a que hora el doctor nos podía atender.  Nos dijeron que estuviéramos allí a las 9:00, eran las 8:30 y todavía estábamos en pijamas.

El doctor trato de sacarle también “la vaina” que tenía en el oído.  Pero tampoco lo logro.  Leonardo grito como Baby y estaba muy nervioso.  Eso si se determino que “la vaina” era el algodón de un palito de oídos.  ¿Ustedes sabían que no se supone que uno se limpie los oídos con esos palitos?  Se supone que uno después de lavarse la cabeza, se ponga una toalla al lado de la oreja y deje que el agua saque el sucio.  Para mi esa era información nueva.

Bueno, pues del doctor salimos con una orden de cirugía.  El punto era que había que dormir al Leo completamente y sacar la cuestión de la misma manera que lo harían si el estuviera despierto, pero con menos llanto.  Nos dijeron que la “cirugía” seria el jueves, pero no sabíamos a que hora.  Teníamos que estar ready para que cuando nos llamaran salir corriendo para el hospital.

Pues el jueves, temprano en la mañana nos llamaron del hospital y “El Husband’ dijo que podíamos estar allí en siete minutos.  Otra vez estábamos en pijama y sin desayunar.

Nos vestimos de la mejor manera que pudimos en poco tiempo y salimos corriendo para el hospital.

img_0192

Allí a Leo lo trataron como un rey.  A eso de las 12:30 entro a “cirugía”.  Yo pude entrar con el hasta la sala de operaciones y me quedé hasta que ya se había dormido.  15 minutos después ya estaba afuera.  Rueda video de Leo saliendo de la anestesia:

Dylan se esta aprovechando y molesta al hermano por que le tuvieron que hacer cirugia para sacarle un “Qtip” del oido.

Y tengo que reconocer que yo tambien.  Esta es la foto que le ense;ne cuando al fin estaba mas despierto:

img_0197
Le dije que el doctor lo habia dejado ahi.  Por si acaso el lo queria de recuerdo.

 

Pues estos han sido los “highlights” de los últimos 2 meses.  Han pasado otras cosas, pero nada que valga la pena escribir.  Nuestra vida ha llegado a ese punto en el que a pesar de que las circunstancias son diferentes nos hemos acostumbrados.  “El Husband” va a trabajar temprano en la mañana y yo me encargo de las clases de los nenes.  A veces tenemos que ir a alguna cita medica o a ver la gente que nos están ayudando con las cosas de los apartamentos o FEMA.  Puede que vayamos al supermercado o a la Biblioteca, y luego regresamos al Hotel.  “El Husband” regresa a trabajar en la tarde y yo me quedo cocinando y haciendo cosas con los nenes.  Una vida prácticamente normal, con la diferencia de que vivimos en un Hotel.

Ya FEMA ha extendido varias veces la ayuda del Hotel.  Hasta ahora estamos aquí hasta el 21 de abril.  No sabemos que pasara después de eso.  Ni siquiera sabemos que va a pasar antes de eso.  En cualquier momento todo puede cambiar otra vez.  Eso lo aprendí hace seis meses.  El momento en que escuche ese horrible y fuerte ruido.  El momento en que supe que no teníamos casa.  Todavía no tenemos casa, por que hogar siempre hemos tenido.

 

p.s.  Ohh, otra cosa que también cambio, me corte el pelo.

img_0216

El Hotel de Fema

Hola a todos, les informo que en estos momentos mi familia y yo estamos instalados en uno de los Hoteles provisto por FEMA para las familias afectadas por el Huracán María.  Para los que no estén informados, FEMA ha ofrecido entre sus ayudas ubicar a las familias elegibles en Hoteles, inclusive fuera de Puerto Rico.  Si has solicitados ayuda de FEMA y apareces elegible para ayuda de reubicación en un Hotel, debes buscar la lista de Hoteles en tu área aprobados por FEMA, entonces vas al hotel y si tienen habitaciones disponibles, te puedes quedar allí y el mismo hotel gestiona el pago con FEMA.

Pero ojo, cuando leí la noticia sobre estos Hoteles, la noticia mencionaba que FEMA pagaba el Hotel por 30 días.  En la oficina de Asistencia para Vivienda que fuimos solicitando albergue, nos dijeron que nos quedáramos en donde estábamos, o sea en casa de mi tía, por ahora así cuando ya no tuviéramos la opción de quedarnos ahí, podíamos ir al Hotel por 30 días.  De esa manera tendríamos lugar donde quedarnos por mas tiempo.  Y así hicimos.  Pero cuando después de dos semanas fuimos al Hotel, nos informaron que eran 30 días desde el principio de mas hasta el final del mes, pero como ya estábamos a mitad de mes, solo podíamos quedarnos en el Hotel por 2 semanas.  O sea que la ayuda era hasta el 30 de noviembre.  El 30 de noviembre tendríamos que solicitar una extensión de esta ayuda o buscar para donde irnos.

Pero como dos semanas es mejor que nada.  Aprovechamos, recogimos nuestras pertenencias y las montamos encima de “Jack” la guagüita Pick-up que un amigo nos prestó, y nos movimos a nuestro Hotel.

 

jack
Este es Jack

El Hotel es bastante cómodo, Tenemos dos camas Queen size y calefacción.  TV y WIFI gratis.  Todas las mañanas ofrecen un buen desayuno, con Waffles, hechos al momento y café.  Además de que estamos cerca de tiendas y supermercados en caso de que necesitemos algo.  En otras palabras, estamos bastante bien.

Cada mañana en el desayuno vemos muchas familias puertorriqueñas que están en las mismas circunstancias que nosotros.  Bebiendo café americano, no tan fuerte como el que nos gusta en Puerto Rico.  Empaquetados en la ropa de invierno que hemos podido conseguir, con el poco dinero que nos queda o con las ayudas que nos han dado.  Y se siente extraño y hasta un poco bien, el hecho que hasta fuera de Puerto Rico, todavía podemos ver la solidaridad entre personas que han pasado por un desastre y que, aunque no se conocen te miran como diciendo: “Estamos juntos en esto”.

La mayoría de las familias que nos encontramos tienen la misma rutina.  Desayunar y empezar a bregar con los papeles y solicitudes que tienen que estar llenando.  Casi todo el mundo tiene consigo una carpeta o folder llena de papeles importantes.  En eso se nos van los días.  Y como a las 5:00 de la tarde ya está oscuro, los días son mas cortos y hay que empezar temprano y sacarle el jugo los más posible.

Vivir en Estados Unidos no es fácil, una amiga en Facebook escribió hace unos días que la gente que esta llegando de Puerto Rico se tiene que agarrar bien los pantalones por que vivir en Estados Unidos no es fácil.  Y es cierto, no es fácil en el sentido en que tienes que trabajar duro para tener una vida decente.  No puedes estar sentado en pijama todo el día viendo Netflix, esperando el cheque del gobierno.  Tienes que trabajar fuerte.  Pero es así en cualquier parte.  No importa en qué país vivas, hay que trabajar fuerte por tus cosas.  Cuando encuentres el país en el gobierno te mantiene viviendo en lujo y con mayordomo sirviéndote todo el día sin uno hacer nada me avisan, que nos mudamos inmediatamente

La diferencia es que aquí, si te mueves y trabajas, al final del día vez el resultado, a diferencia de en Puerto Rico que ya van para dos meses de pasar trabajo todo el día sin ningún cambio en la situación.

Por eso me gustaría decir algo, si estas pasando trabajo en Estados Unidos por que tienes frio, por que no tienes carro y hay que caminar, por que en la oficina del gobierno te están pidiendo demasiadas cosas.  Detente por un minuto y piensa en cual seria la otra opción.  Una isla tropical, donde la mayoría de las personas no tienen las necesidades básicas cubiertas y donde las ayudas del gobierno están escasas.

Si vemos la situación desde el ángulo correcto.  Estamos viviendo bien y estamos progresando.  Podemos ser positivos y pensar que ya casi vemos la luz al final del túnel.

Por otro lado, aquí en los Estados Unidos (por lo menos en la ciudad en la que nosotros estamos) la gente está muy conciente de la situación en la que nos encontramos los puertorriqueños refugiados.  En cada esquina hay alguien queriendo ayudar y que entiende bien las necesidades que tenemos.  De hecho, mi hermano matriculo ayer su nene en la escuela y le dieron el número de teléfono de una oficina, donde están ofreciendo abrigos de invierno para los niños y también le dieron una mochila.  También cuando los primeros días aquí tuvimos que alquilar un carro para poder movernos, el encargado de la compañía que nos rento el carro, nos dio un día gratis de uso, porque él sabía que lo necesitábamos.

La gente quiere ayudar, y en estas semanas hemos visto esa ayuda por todas partes.  Desde mi tía que nos albergo en su casa, hasta el amigo que nos ha prestado un carro para movernos.  A todos ustedes que de alguna manera han ayudado a un puertorriqueño afectado por el Huracán, de parte de todos nosotros los refugiados les doy Mil Gracias, por hacer nuestra situación mas llevadera y darnos la mano en tiempos difíciles. window

Yo por ahora sigo en mi cuartito de hotel, con vista al estacionamiento.  Aquí tengo un techo sobre mi cabeza y una cama calientita para acostar mis niños a dormir.

50 experiencias que tuvimos despues del Huracan Maria

El Huracán María le cambio la vida a cada uno de los puertorriqueños.  Desde el mas pobre hasta el mas rico, se encontró en situaciones unicas, que antes no habian vivido o visto.   Cuando me di cuenta de esto, decidi comenzar a escribir cada una de estas experiencias a las que me estaba enfrentando.  Aqui esta mi lista.

  1. Bañarme con agua de beber

  2. Hacer una fila de 4 horas para gasolina

  3. Hacer una fila de 4 horas para retirar dinero del banco

  4. Aprender a terminar el rubiks cube

  5. Hablar con la vecina

  6. Dormir 4 días corridos con la puerta abierta

  7. Vivir en el pueblo (no el campo) de Caguas

  8. Vivir bajo toque de queda

  9. Tomar un buen baño de pies a cabeza y secarme con papel toalla

  10. Leer 8 libros de la serie de Wimpy Kids en menos de dos semanasDiary of a Wimpy Kid Collection (Pack 1-11)

  11. Mudarme fuera de casa de mis Papas y de regreso en menos de dos semanas

  12. Vestirme igual que mi Mama para ir a Walmart

  13. Usar maquillaje solo una vez a la semana

  14. Dormir 4 en 2 mattress twins

  15. Sentarnos a tomar café saludándo a la gente del tapón

  16. Ver tu casa reducida a una montaña de escombros

  17. Leer: “I am Malala”Image result for i am malala

  18. Comer papas de bolsa (Potato Chips) para el desayuno

  19. Lavar ropa a mano

  20. Lavar ropa con un destapa inodoro

  21. Ver 3 helicópteros militares a la misma vez, volar por encima de mi

  22. Levantarme a las 4 de la mañana y salir a ver los carros desde la autopista de Cayey

  23. Ver a soldados de el ejército de Estados Unidos dirigir tráfico

  24. Ver soldados del ejército de Estados Unidos organizar carritos de compras en Walmart

  25. Comprar un Frappe de Melón y Coco.  (Muy dulce)

  26. Comer Pie de Pecan de Walmart

  27. Irme a dormir a las 7 de la noche

  28. Escuchar música en vivo en Mc Donald

  29. Hacer una pirámide de cartasIMG_2807[1136]

  30. Ver deambulantes dirigir el tráfico…IMG_3002[1137]

  31. …y la gente obedecerles

  32. Ver una vaca en el medio de la carretera

  33. Un sprinkler prendido en medio de un aguacero

  34. Ver una muchacha cruzar una calle inundada, muerta de la risa

  35. Ver el interior del cementerio muncipal de Caguas, por una pared que se derrumbó

  36. Celebrar cuando empieza El Chavo del Ocho

  37. Participar en una carrera en Costco para conseguir agua

  38. Participar en un maratón de lavar ropa.  Dos lavadoras y una secadora, conectadas a la planta eléctrica.  Tres familias lavando ropa al mismo tiempo.

  39. Hacer la fila de Cosco 6 veces. Cada vez más larga.

  40. Hacer la fila de Walmart 3 veces

  41. Certificar un perro para viajar

  42. Visitar un Walmart de dos pisos.

  43. Recibir una bolsa con comida militarIMG_2972[1142]

  44. Comer southwest beef taco, de la bolsita militar.  IMG_2977

  45. Ayudar a cargar un set de mattress

  46. Lavarme la cabeza al aire libre

  47. Recordar viejos tiempos, cantando canciones de Bollywood

  48. Tratar de empacar lo poco que nos dejó María, en las 8 maletas que nos permitió llevar la línea aérea

  49. Despedirnos de buenos amigos por segunda vez

  50. Dejar Puerto Rico y empezar un nuevo capítulo en nuestras vidas

 

 

Como lavar ropa a mano sin dañar tus manos

La mayoría de los habitantes del primer mundo, estamos mal acostumbrados a comodidades que damos por sentados. Hasta el más pobre sabe que para lavar ropa hay disponible una máquina que te hace la mayor parte del trabajo. Y si no la tienes en la casa, puede ir a casa de un familiar o amigo o a un laundromat y encontrar una lavadora.

Pero que pasa si no tienes acceso a la máquina. Se te daño, estas de camping o como nosotros ahora mismo que nos quedamos sin agua ni luz después del Huracán.

A casi tres semanas después del Huracán el lavado de ropa se ha convertido en el trabajo de la casa más complicado. No se puede usar la máquina de lavar por obvias razones y tenemos que usar la fuerza física para hacerlo.

Algunos han recurrido a las tablas de lavar. Las que usaban las abuelitas de antaño. Incluso ha despertado un nuevo negocio de ventas de tablas de lavar. Algunas de madera, pero la novedad son las de PVC. El precio de estas tablas está entre los $15-$20 y las están vendiendo en cada esquina. Es uno de los nuevos lujos que tenemos los puertorriqueños sobrevivientes de María.

Pero nuestro de sistema de lavado es diferente.

En los pocos días que tuvimos electricidad entre el Huracán Irma y el Huracán María, mi inteligente Madre, encontró en Facebook un nuevo método para lavar la ropa.

Al principio estuvimos un poco dudosos de que funcionara. Pero cuando notamos la ciencia detrás del sistema, nos convenció. No nos dio tiempo, antes de que llegara el Huracán para conseguir los materiales, pero si tomamos notas mentales de lo que necesitábamos y como usarlos.

Entonces paso el Huracán. A los pocos días ya se estaban acabando las provisiones de ropa limpia. Especialmente para los que perdimos los techos. A los tres días después del Huracán ya se nos habían acabado la ropa limpia y todavía no había tiendas abiertas para conseguir nuestras provisiones. Por eso me toco lavar a mano como las mujeres de antes. Me senté en el piso en un murito frente a la casa y batí la ropa con detergente y agua dentro de un cubo.

1506640055231

 

Imite lo mejor posible, lo que yo pienso era lo que las doñas que lavaban en el rio hacían. Y cuando pensé que ya el agua estaba sucia. Saqué la ropa y la exprimí con la ayuda de los nenes. El mejor método de exprimido lo tenía mi sobrino, que giraba la ropa tipo helicóptero. Cuando toda la ropa estaba lavada y exprimida, la volvíamos a mojar para enjuagarla y otra vez pasaba por el exprimido.

1506640046106

 

 

Las tendimos en la verja, a coger sol y después de un rato la virábamos para que se secara del otro lado. Al rato la recogíamos tostadita y estrujadita, pero limpia. La jugada nos tomo como 5 horas.

A la primera que logré entrar en una tienda, corrí a buscar mis materiales. Esto fue lo que compre:

Un destapador de inodoros.

Este nos costó alrededor de $5. Además de esto necesitábamos un cubo. Si el cubo tiene tapa mejor. El cubo lo compramos en un semáforo. Unos hombres estaban vendiendo cubos vacíos y limpios de selladores de techo con tapa, por $5. Ya teníamos todo lo que necesitábamos.

Al siguiente día, empezamos a lavar ropa.
Llenamos el cubo de agua. Echamos la ropa y un poco de detergente. Y pusimos el destapador dentro del cubo. Al subir y bajar el destapador, el agua comienza hacer el mismo movimiento que hace la ropa en la lavadora. Este movimiento ayuda a despegar el sucio y mal olor.

1507507348647

 

Después de un buen rato de la ropa batirse en la “lavadora”, ya es tiempo de exprimir. Hasta ahora no hemos encontrado un método más fácil de exprimir, salvo enrollar la ropa en un tubo de la escalera y darle vuelta hasta que exprima. Invento de mi Papa.

Luego pasamos la ropa a un cubo con agua limpia y le damos un turno más en la “lavadora” y la batimos un poco para que suelte el detergente. Algunos aprovechan y le echan un poco de suavizador de ropa en este momento. Luego otra vez al tubo de exprimir y a secar al sol.

 

 

1507507348763
Puedes hacer in agujero en la tapa para pasar el palo y poder trabajar sin mojarte.

 

Hace poco me toco lavar toallas y sábanas blancas y tome otra instrucción de las doñas de antes. Eché un poco de blanqueador en el agua, pero recordé que, según las leyendas, el sol es un blanqueador natural. Por eso, después de batir la ropa blanca un poco en mi “lavadora” la exprimí y la deje secar al sol, sin antes enjuagar. Después que estuvo un rato en el sol, la devolví a la “lavadora” para una segunda lavada y una enjuagada. Pase más trabajo, pero quise ver cómo funcionaba. Yo no sé si lo estaba haciendo bien o si de verdad era necesario hacer eso. Pero la ropa quedo limpia y bastante blanca.

Pues, este el método de lavado de ropa que hemos utilizado desde el Huracán. No sabemos cuáles son sus origines, ni quien se lo invento. Algunos dicen que fue un invento de la gente que acampa, otros que es de los presos. Pero lo importante es que nos está solucionando un problema que tenemos ahora mismo.

Créanme con las mil y una situación difícil que no hemos encontrado desde que paso el Huracán, el tener una solución sencilla a uno de esos problemas es una bendición.

FullSizeRender[776]

Y dicen que la necesidad es la madre de la inventiva. En algún momento hubo alguien que no quería explotarse la espalda lavando ropa en una tablita y fue lo suficientemente inteligente para inventarse lo del destapa inodoro.

A mi familia y a mí nos ha funcionado de lo mas bien. Al menos no hemos visto la necesidad de gastar los chavos en la tablita de lavar. Si alguien sabe dónde puedo comprar barato un cargamento de destapa inodoro y que me lleguen rápido a Puerto Rico. A lo mejor puedo venderlos también en el semáforo y tumbarles el negocio a los de las tablitas.

 

 

¡Esto es horrible!- Durante Maria.

 

 

Miércoles 20 de septiembre

Son las 6:00 am.  Y estamos asustaos.  Afuera se oye algo que nunca hemos escuchado antes.  George fue fuerte, pero esto es mucho peor.  El ruido de otros huracanes era como de una cortadora de grama, esto suena más a lo que me imagino sería el interior de una aspiradora.

Tratamos de acostarnos a dormir a esos de las 11 de la noche, pero rápidamente se fue la luz.  A eso de las 1:20 hubo un ruido fuerte y gritos de gente afuera.  Yo pensé que el Huracán se había llevado al vecino.  Ya después de eso dejamos de fingir estar durmiendo.

Los niños siguen durmiendo, pero los adultos nos reunimos en la sala bien calladitos, como para no faltarle el respeto a María.  Va y se enfogona más.  Esperamos que sean la 4:00 am para que comiencen los vientos fuertes.  En algún momento como a las 3:48 me fui en un sueño ligero.  Dormida todavía podía escuchar el radio con las noticias, las alarmas de inundaciones en los celulares, pero sobre todo las ráfagas de viento.

Es difícil dormir con esta fiesta de sonidos.  Pero dormí por un rato, no profundo, pero dormi.

No tenemos gas para preparar café y por supuesto que tampoco cafetera.  ¿Como esta familia cafetera, va a aguantar esto sin cafeína en el cuerpo? No lo sabemos y al parecer no nos importa.  Nuestra prioridad es permanecer seguros.  Un nene se despierta.

Recibimos alimento espiritual al tiempo apropiado.  Vemos un video que la sucursal envía principalmente a los damnificados de Irma, pero cada palabra nos las aplicamos a nosotros mismos.  Y una calma extraña nos llena y me da fuerzas para escribir.  Escribo para calmarme, porque esto es fuerte.  Es lo más fuerte que yo he visto en mi vida.

Nos reunimos en el cuarto de mis Papas y miramos por una ventana.  Ya el sol está saliendo y me estoy mojando.  ¿Comienzan a caer plancha de zinc al piso?  ¿Y que tiene zinc aquí?  Mi casa.

Uno de mis nenes se despierta.  Me pide que le guarde su sabana, su posesión más preciada.

La adrenalina este trabajado diferente en todos.  Mientras yo escribo, hay tres en la ventana mirando para afuera como si fuera una pelea de lucha libre.  También están debatiendo a que pertenece un pedazo de madera que ven en el piso.

Cada vez que pasa una ráfaga, me contraigo y me hago chiquita.  Como si al hacerlo me estuviera protegiendo de algo que me va a caer encima.  Esa es mi adrenalina, mi instinto de huye o pelea.  Me está diciendo que huya, pero que huya para adentro.

Pero tengo que dejar eso, porque los nenes están nerviosos.  Eso lo resolvimos rápido con las pocas tablets que todavía tienen carga.

“Hay zines en el cepo”.  (Pase un rato tratando de encontrar el plural de Zinc).  Y desde casa de mi tía nos anuncian que mi casa parece un piano.  “Whatever that mean”.

El ojo va a entrar por Yabucoa.  Papi estaba el domingo en Yabucoa.

Ya como que no sabemos dónde meternos.  Parece que estamos jugando al juego de la sillita.

Se está metiendo agua por la puerta.

Mami dice que cuando hay tormenta hay que comer.  ¿Qué vamos a comer?

En la cocina hay bolsas llenas de comida, pero de verdad que no tengo apetito.  Pero me encantaría una taza de café.

Papi está desesperado por salir.  Esto pasa en todos los Huracanes.  Hay un instinto salvaje en el, que le dice que salga a mirar.  Pero por decisión unánime se lo prohibimos.

Mami consiguió un “conflai”.

Les leo una historia a los nenes, de cuando Jesús calmo la tormenta.  Eso siempre me calmaba a mi cuando nena.  Y después les preparo un Salchicha Kit, para desayunar, es la única opción que tenemos por ahora.

Afuera cosas están volando, explotando, rompiéndose es puro caos.  Y cada vez que algo suena afuera nosotros brincamos adentro.

Los vientos son fuertes y mueven las ventanas y la puerta y nosotros también nos mueve, pero del susto.

7:04 am

No puedo dejar de pensar en que no tengo casa.  Es el pensamiento que tengo en la parte de atrás de mi mente.  Pero lo tapo de vez en cuando con otros pensamientos un poco más positivos.  Que pase lo que tenga que pasar.

Estamos esperando el ojo que supuestamente ya está llegando.

Todo el mundo está pendiente del ojo.  El ojo trae una aparente calma por unos minutos.  Pero a su alrededor la destrucción es extrema.  Y Papi quiere salir cuando venga el ojo.  Estamos considerando amarrarlo.

No puedo dejar de pensar en que no tengo casa.  Es el pensamiento que tengo en la parte de atrás de mi mente.  Pero lo tapo de vez en cuando con otros pensamientos un poco más positivos.  Que pase lo que.

Está a punto de llegar lo más fuerte.  Cada vez el ruido es más fuerte y son cada vez más las cosas que se oyen cayendo.  Es difícil mantenerse calmado.  Lo mejor es concentrarse en otra cosa.  Yo estoy jugando cartas en una laptop y de vez en cuando escribo.  Esto es bien diferente a cuando yo era chiquita.  Cuando nena, en Hugo y George, mi preocupación más grande era que mi Papa no saliera de la casa.  Pero me sentía protegida dentro de las paredes de la casa en la que crecí.  Sabía que al final de todo, saldríamos veríamos los daños que causo el Huracán y trataríamos de volver a la realidad lo más pronto posible.  Pero esta vez, las preocupaciones son otras, los nenes, la casa, la perra.  Me sigo dando terapia yo mismo.  Lo que se quedó en la casa es material y se puede reemplazar, no pasa nada.

Voy a mirar un poquito por la ventana.

8:42 am

Cuando piensas que lo peor ya paso.  No estas ni cerca.  Hace un rato oímos un ruido fuerte que venía de arriba.  Ahora estoy más convencida de que mi casa no va a aguantar.  Pudimos ver por la ventana, piezas de madera color rosa viejo.  El color de unas partes de mi casa, las partes que nunca terminamos de pintar de color amarillo.  Ya los ánimos están por el piso.  Y las lágrimas comienzan a salir.  Yo he llorado en cada huracán en el que he estado, y esta no es la excepción.  Pero esta vez las lágrimas son diferentes.  No estoy segura de ¿por que son?  De verdad que no sé.

Es una cosa leer la noticia y otra bien diferente ser parte de ella.  Solo esperamos que esto no se extienda demasiado, porque si es así.  Son pocos los que van a quedar parados.  “

9:10 am

En la radio anuncia que los vientos fuertes están en Comerio y Aibonito.  Y entonces que es lo que se siente aquí.  Han pasado 8 horas desde que me desperté preocupada por un viento fuerte.  8 horas de vientos dándonos poderosamente.  El ojo nos “eskipio”, por que en ningún momento sentimos calma.

El ojo no se ve.  Es pura cabeza este Huracán.  Pero supuestamente se está moviendo más rápido ahora mismo.  Una notica buena, entre tanta mala.

Los varones aprovecharon una pequeña calma para salir a observar afuera.  Ahi llego la noticia.  El techo de mi casa se había ido por completo.  Nos miramos mi esposo y yo sin decir nada.  Los dos sabíamos que la parte importante aquí era darles la notica a los nenes.  Los sacamos aparte y les dijimos de la mejor manera posible que nuestra casa se había destruido.  Lo que siguió fue un periodo de duelo.  Mis niños heredaron de nosotros la sensibilidad y el dramatismo ellos lloraron, y nosotros lloramos.  Leo lloro conmigo y Dylan lloro con su Papa.  Después Dylan lloro conmigo y Leo lloro con su Papa.  Después yo llore sola y después llore con mi esposo.

No lloramos por un techo o por una ventana.  Lloramos por una vida que trabajamos mucho por tener, aunque fuera poco.

12:00pm

12 horas después y la cortadora de grama no se quiere apagar.  Estamos tratando de poner un poco de orden en este caos.  La sala de la casa está llenándose de agua y algunos trabajan para sacar el agua.  Mientras tanto yo trato de entretener a los nenes.  Les construyo un castillo con sábanas y sillas.  Pongo almohadas adentro para que se sienten y les doy sus libros para que se entretenga.  Pasan un buen rato ahí adentro.  Y nosotros nos vamos a el cuarto de mi Mama a conversar.  Después nos empezamos a organizar para un juego de Bingo.

1:48 pm Después del Bingo, estamos tratando de conectar una pequeña tv a una cajita de energía.  Queremos saber por que el dichoso Huracán no se nos acaba de quitar de encima.  Cuando pensamos que ya estamos saliendo de los vientos huracán, otra vez comienza con la misma fuerza.y

He estado haciendo un inventario mental de las cosas que deje en la casa arriba y ahora están a la total intemperie.  Las sillas reclinables en la sala y la mesa de TV.  Mi mattress y el printer de la computadora.  La litera de los nenes y los gaveteros.  Toda nuestra ropa y zapatos.  Guardados en contenedores de plástico.  Cuantas de esas cosas estarán todavía en la casa.  Necesitamos que la cuestión esta pare, para poder empezar a ver los daños.

3:00 pm: Mi tía y su esposo aprovecharon que los vientos habían bajado un poco para visitarnos.  Me enseño fotos de mi casa, porque desde su casa se puede ver bien.  Note que no tenía techo.  Pero eso ya yo lo sabía.

Mi esposo subió a ver como estaban las cosas adentro de la casa.  Decir adentro es una exageración, ya no hay adentro ni afuera.  Se parece más a el coliseo en Roma que a una casa.  Me trae informes.  Las cosas dentro del baño están bien.  El mattres está completamente mojado, pero sirvió de escudo para las demás cosas.  La mesa de la TV y el escritorio están bien, un poco mojados, pero bien.  Las sillas reclinables, están completamente mojadas y las literas están bien, pero mojadas.  Pero fuera de eso no queda más nada.  En esa casa no va a vivir una familia por mucho tiempo.

Los vientos no se quieren ir.  Son las 7:32 de la noche y todavía no sabemos en donde nos paramos.  ¿En que parte de María nos encontramos?  Nos estamos preparando para dormir.  Otra vez, 9 personas en la pequeña casita de un cuarto de mis Papas.

¿Qué va a ser de nosotros?  No sabemos.  Pero tenemos un buen sistema de soporte.  Y confiamos que todo, al fin y al cabo, va a estar bien.  Nos esperan meses difíciles.  Meses largos.  Meses que quien sabe que pase en ellos.  Pero estamos vivos, nos tenemos unos a otros.  Y sobrevivimos a el peor Huracán que ha tocado a Puerto Rico.  Salimos más fuertes, con una nueva historia que contar.

41 dias despues estoy leyendo esto sentada en la cocina de la casa de mi tia en Massachusetts, tomandome una taza de cafe.   Se me aguaron los ojos, cuando lei la parte en que le decimos a los nenes que la casa estaba destruida.  Tantas cosas han pasado desde ese dia.  Hemos llorado mas, tambien hemos reido.  Nuestra vida cambio drasticamente, pero de eso hablamos otro dia.